8 Frases que jamás deberías decirle a tus HIJOS - pa2pa
Seleccionar página

El poder de las palabras es ilimitado. Una frase construye o destruye en un segundo. Hace unos mil años, Rumi lo dijo bien: “Alza tus palabras, no tu voz. Es la lluvia, no el trueno, lo que hace que las flores crezcan”. 

Habiendo dicho esto, creemos que queda bastante claro que lo que entra por los oídos de tus hijos, no sale tan fácil como creíamos. Por eso, hoy te contaremos algunas frases que nosotros los papás no hemos podido dejar atrás y perjudican el corazón de nuestro hijo en su futuro.

1. ¿Por qué tu hermano si puede y tu no?

Esta frase además de ser tóxica, ya está pasada de moda. Lo más posible es que en todos los hogares colombianos haya sonado por lo menos una vez.

A veces queremos que nuestros hijos sigan a sus hermanos y hermanas mayores como ejemplo, pero la verdad es que estás haciendo todo lo contrario. Estás obligando a tu hijo a copiar lo que ha hecho su hermano, aún cuando sus talentos, intereses, pensamientos son totalmente opuestos. Además, imagínate la carga que estás poniendo sobre el hermano o hermana mayor.

2. SIEMPRE Y NUNCA

Siempre te levantas tarde, nunca tiendes tu cama o siempre estás pidiendo comida. Esos siempresismos y nuncasismos los usamos para enfatizar un par de acciones que nuestros hijos hacen frecuentemente. No está mal a veces preguntarles por qué hacen lo que hacen, lo que sí está fatal es echarles en cara que hacer eso siempre o nunca está mal. Aunque no es tan común, en un ataque de rabia se te pueden salir bastantes frases de estas.

3. No pudo hacerlo, me tocó a mí

Esta frase es más común de lo que piensas. Según el psicólogo Carlos Pitillas, muchos padres le cargan a sus hijos sus herencias del pasado. Lo que nos dijeron nuestros padres, se lo terminaremos diciendo a nuestros hijos. Hay que cortar eso de las frases pasadas de raíz.

El hecho de usar frases como: “no pudiste hacerlo, ya me tocó a mí”, solo demuestra que tú tampoco podías y ahora sí, y lo quieres demostrar. Tarde o temprano tus hijos aprenderán a hacerlo mejor que tú, ellos nacieron en un mundo dominado por la innovación, así que es mejor no apresurarse diciendo que nosotros somos mejores.

4. Deja de llorar

Es cierto que como padres, a veces el llanto de un niño nos desespera, lo cual es normal. Eventualmente les hacemos saber que nos aburren las rabietas y los berrinches, lo cual también es normal.

Lo que no está bien es usar las amenazas. El llanto es parte de nuestra naturaleza. De hecho, a medida que envejecemos y nos volvemos lógicos y sociales, comenzamos a ver el llanto como un signo de debilidad. No hay nada más lejos de la realidad.

Entonces, déjalos llorar, siempre y cuando no pierdan los estribos en la fila del centro comercial solo para llamar tu atención.

5. Vas a ver cuando llegue tu papá

Esta frase es muy común en América Latina. Parece que somos expertos en pasar el balón a otra persona. Lo cierto es que lo  único que logramos con eso es que los niños les tengan pánico a sus papás. Nadie quiere eso, ¿verdad?

Además, si somos sinceros, se pone en tela de juicio la autoridad de las madres que utilizan a sus padres para asustar a sus hijos.

6. Te lo prometo

Prometer y no cumplir no está mal solo con los hijos, sino en la vida. Cualquier persona sin palabra será la que todos eviten. No hay nada peor que una persona que habla mucho y poco aplica. Cuando hacemos promesas a nuestros hijos que sabemos que no podemos cumplir, les estamos diciendo implícitamente que la palabra no vale nada.

7. No le hagas caso, ese niño no sabe lo que dice 

No le pongas cuidado, no sabe de qué está hablando. No escuches a tu amiguito, está loco. 

Esto puede sonar duro, pero cuando nuestros hijos vienen a contarnos sus problemas, tendemos a minimizarlos. Sin intención estamos diciéndole a nuestro hijos lo que está bien y lo que está mal sin siquiera saber la situación. 

Por eso, al decir estas frases les hemos enseñado desde muy pequeños a juzgar y creer que son mejor que los demás.

8.Yo a tu edad ya…

Esta frase es clásica. La paradoja es que no tiene nada de verdad. Podemos pensar que nosotros lo haríamos mejor a su edad, pero la realidad es que no es así. Los expertos dicen que de cada 3 cosas que hacemos bien, los niños hacen 10. Esto se debe a la experimentación, los niños tienden a hacer cientos de cosas al día.

De hecho, se ha demostrado que los niños son capaces de resolver mucho más rápido y con mucha más creatividad nuestros problemas cotidianos. 

Hay un antiguo proverbio que cita: “la lengua no tiene huesos, pero es tan fuerte que puede destruir un corazón. Ten cuidado con tus palabras” 

Sabemos que ser padre es difícil y al mismo tiempo es lo mejor de la vida. Nosotros en Pa2Pa conocemos eso de primera mano. Por eso, si tu quieres, queremos ser parte de tu proceso como padre y te queremos compartir todo lo que hemos aprendido. Si quieres ser parte de este combo, déjanos tu mejor email aquí. Tranquilo/a, odiamos el spam.